El futuro del periodismo. Wikileaks, revoluciones y el nuevo escenario informativo

 

De izquierda a derecha: Bill Keller, Sylvie Kauffman, Javier Moreno, Alan Rusbridger y George Mascolo.

Wikileaks: «El nuevo ecosistema del periodismo»

Wikileaks es el nuevo ecosistema del periodismo. Así comenzó su conferencia Vicente Jiménez, director adjunto de El País, en el encuentro multitudianrio que tuvo lugar el 23 de febrero de 2011 en el auditorio del Museo Reina Sofía de Madrid. Los directores de las cabeceras de los medios escritos a los que Wikileaks les confió sus papeles se reunieron  para debatir sobre el futuro del periodismo y sobre Wikileaks: Bill Keller, de The New York Times; Sylvie Kauffman, de  Le Monde; Javier Moreno, de  El País; Alan Rusbridger, de The Guardian; y Georg Mascolo, del semanario  Der Spiegel. Los cinco hablaron durante algo más de una hora y media  ante muchos estudiantes de periodismo, medios de comunicación, periodistas y público interesado.

Wikileaks ha revolucionado el periodismo

Javier Moreno (El País) inició la charla  reflexionando sobre Wikileaks y su fundador, Julian Assange, y centrándose en la forma en que esta organización ha revolucionado el periodismo. Introdujo la vertiente legal sobre el tema Wikileaks: «¿se puede perseguir a Assange por conseguir y publicar secretos?». Y se preguntó si la prensa ha cumplido su función social con Wikileaks o se ha convertido en parte del sistema. Con respecto a las redes sociales y sus repercusiones sobre el periodismo, Moreno afirmó que dan poder al público y socavan la forma de negocio de los periódicos tradicionales, dejando de nuevo abierta la cuestión sobre cómo va a cambiar la prensa para adaptarse a esta nueva situación.

 ¿Ha cambiado Wikileaks el periodismo?

Sylvie Kauffman (Le Monde), con un español fluido, afirmó que los cables de Wikileaks no han cambiado el periodismo, pero sí  han ayudado a su transparencia. La transparencia y su papel en la democracia fue un tema clave en la conferencia. Kauffman reflexionó sobre las revueltas populares que están teniendo lugar actualmente en el mundo árabe y explicó que, con respecto a la política exterior internacional, Wikileaks ha jugado un papel muy influyente. Alan Rusbridger (The Guardian) coincidió en este análisis y reflexionó sobre la libertad de prensa. Georg Mascolo (Der Spiegel) enumeró las principales lecciones que se deben sacar de lo sucedido con «el tema Wikileaks»:

 Las filtraciones en el nuevo mundo no deben juzgarse como tales, sino como posibles verdades.

La historia todavía no ha cambiado ya que estos documentos se encuentran en los records y por lo tanto forman parte del presente. Es posible que todavía existan más documentos esperando a ver la luz.

Lo sucedido con Wikileaks es un gran ejemplo de cooperación entre los medios, al compartir las noticias y actuar conjuntamente a escala global.

El riesgo de publicar los cables

Georg Mascolo (Der Spiegel) explicó que en un principio pensaron en no publicar los cables ya que exigía mucho trabajo: mucho material para, lo que parecía, pocas historias. El anonimato sobre los nombres fue otra de las razones que les hizo dudar. Finalmente concluyó que «solo publicaron unos pocos cientos de historias», dada la gran cantidad de documentos con los que se encontraron. Keller (NYT) afirmó que se aplicó el juicio de su periódico a la hora de publicar los cables, no el del gobierno. Rusbridger (The Guardian) relató que, ante la duda, preguntaron a sus lectores y fueron ellos quienes les ayudaron a enfocar el tema. The Guardian es un periódico de prestigio conocido por su defensa del carácter público y abierto de los medios de comunicación online y Rusbridger defendió la tesis de que la influencia de un medio es directamente proporcional a la cantidad de personas que puedan tener acceso, por lo tanto con la gratuidad en internet se consigue una mayor difusión e influencia.

Los efectos de la publicación de los cables

Bill Keller (NYT) explicó la presión que sufrió al publicar dentro de EEUU. «Después del primer lote de Afganistán dijimos que era información ilustrativa», afirmó. Kaufmman (Le Monde) explicó la fuerte tradición estatal del gobierno francés, que llevó a los ministros a protestar contra las publicaciones e incluso intentaron conseguir ayuda del gobierno estadounidense para evitar su divulgación, algo en lo que fracasaron: «la segunda semana de publicación de los documentos ya habíamos ganado». La directora de Le Monde aclaró que tuvieron más apoyo del público de la edición online que del lector del diario tradicional. Rusbridger (The Guardian) contó que la reacción del gobierno británico fue calmada y que en su periódico tomaron las decisiones como periodistas, sin ocultar datos. Mascolo (Der Spiegel) explicó cómo los periódicos que criticaron a su revista cuando publicó los cables, estaban haciendo lo mismo semanas después y citó como ejemplo al Aftonposten noruego.

Julian Assange, ¿Fuente o periodista? ¿Qué derechos merece?

Alan Rusbridger (The Guardian) abrió el debate sobre Assange con un dilema: «el mesías o el diablo». El director de The Guardian considera que Assange es muchas cosas a la vez: un intermediario, un empresario y un editor. Como editor, Assange merece protección y añadió: «sería ridículo que fuera juzgado ahora». El director de Der Spiegel defendió que Assange debería estar protegido por la primera enmienda y explicó que le consideran como fuente (la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos dispone: «El Congreso no aprobará ley alguna que coarte la libertad de expresión o de prensa». Aunque esta Enmienda menciona específicamente sólo al Congreso federal, la disposición actualmente protege a la prensa frente a todo el gobierno, bien sea local, estatal o federal). Kauffman (Le Monde) también mostró su acuerdo en protegerle como fuente de información y reconoció que a Assange «le encanta la polémica, pero hay que darle su mérito por darnos el material». Keller (NYT) argumentó que ellos le trataron como a cualquier otra fuente, pero la diferencia en su caso es que la fuente posteriormente pasó a convertirse en noticia.

Cómo gestionar organismos como Wikileaks. Openleaks

Los cinco ponentes coincidieron al afirmar que el deber del periodismo es garantizar la transparencia y el derecho legítimo de los ciudadanos a saber, así como proteger a las fuentes. Keller (NYT), sin embargo, cuestionó cómo se puede verificar una información si es anónima, a lo que Kaufmman (Le Monde) respondió: «Menos mal que existen las filtraciones». Y explicó cómo el periodismo lleva siendo un «dropbox», un buzón de sugerencias, desde hace sesenta años. Para Rusbridger (The Guardian) un cambio significativo es que se ha creado una mayor conciencia de la huella digital, un concepto nuevo de gran importancia en el mundo tecnológico, ya que limita la privacidad tan anhelada por los internautas.

Reflexiones.

El mundo Árabe

Javier Moreno (El País) explicó la fórmula que, según su criterio, ha propiciado el impacto del periodismo sobre el mundo árabe: Redes sociales + Revolución Tecnológica + Wikileaks. A partir de esta suma de conceptos los invitados reflexionaron sobre cada uno de ellos. Kauffman (Le Monde) razonó que internet multiplica la difusión de la información y juega un importante papel en el mundo árabe actualmente, pero añadió que «las revoluciones no se hacen con twitter, sino con gente». Keller (NYT) dejó claro que la tecnología no debe quitar mérito a los verdaderos héroes: los que salen a las plazas de las ciudades. Mascolo (Der Spiegel) explicó que las herramientas de información son útiles tanto para la oposición como para los gobiernos, y que no se sabe quien ganará la batalla entre «información abierta o cerrada». Rusbridger relató que The Guardian empezó publicando en árabe [http://www.guardian.co.uk/world/series/the-guardian-in-arabic] como un experimento y ha tenido una gran acogida entre sus lectores. Insistió en que los medios deben ofrecer información abierta para poner así fin entre los «distintos tipos de ciudadanos».

El futuro del periodismo

Silvie Kauffman (Le Monde) fue la primera en abordar el futuro del periodismo y afirmó rotunda que «sí hay futuro para los periodistas, pero el futuro del periodismo es incierto». Considera un reto que los lectores paguen por la información y la mejor información en su opinión es la abierta y pública. Kauffman propuso el modelo mixto: pago – público. Mascolo (Der Spiegel) explicó cómo afrontaron el reto del modelo de información en su revista con un ejemplo muy explícito: «¿Por qué va a costar la revista menos que un macchiato?». La referencia al famoso café del Starbucks consiguió no solo levantar risas entre el auditorio, sino también hacer entender de manera clara el problema al que se enfrentan los periódicos online. «No va a ser fácil cobrar si la gente no es consciente del coste real de la información», aclaraba Mascolo, que explicó como los lectores de su semanal aceptaron la subida de precio de la revista el año pasado. The Guardian y el New York Times difieren en el modelo abierto y de pago. Bill Keller (NYT) afirmó que sí hay futuro para el periodismo, las revoluciones tecnológicas no han cerrado los periódicos: «el peligro del periódico es el propio periódico», sentenció. Keller considera que el modelo de negocio todavía no se ha inventado, y explicó como el New York Times probablemente empiece a cobrar al usuario en la edición online, algo que calculan tendrá éxito. Ante esta previsión del director del New York Times, Alan Rusbridger bromeó diciendo: «veremos que pasará con el periódico de Bill». Dejó claro que The Guardian no hará pagar a sus usuarios y que el poder y la influencia del periodismo será mayor de lo que se piensa ya que conecta diferentes voces y hace que haya más información disponible, situando al medio siempre en el centro de la cuestión como un elemento coherente, autónomo.

¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨¨

Texto y foto: Ángela Angulo Pablos

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s