Una bendición disfrazada 塞翁失马、焉知非福

En fronteras de la zona del norte de China vivía un hombre muy versado en las prácticas del taoísmo. Su caballo, sin ninguna razón en absoluto, se metió en el territorio de las tribus del norte. Todo el mundo se compadeció de él. «Tal vez esto pronto llegue a ser una bendición», dijo su padre.

Después de unos meses, su caballo regresó, acompañado de otro hermoso caballo desde el norte. Todo el mundo lo felicitó. «Tal vez esto pronto llegue a ser una de las causas de la desgracia», dijo su padre.

Su hijo se convirtió en un gran aficionado a la equitación y mantenía buenos y bellos caballos. Pero un día se rompió el fémur al caerse de un caballo. Todo el mundo se compadeció de él. «Tal vez esto pronto llegue a ser una bendición», dijo su padre.

Un año más tarde, las tribus del norte comenzaron una gran invasión de las regiones fronterizas. Todos los hombres jóvenes sanos tomaron las armas y lucharon contra los invasores, y como resultado, en torno a la frontera nueve de cada diez hombres murieron. El hijo de este hombre no se unió a la lucha porque estaba lisiado. Tanto él como su padre sobrevivieron.

Esta historia significa que las cosas buenas pueden convertirse en males, y las males pueden convertirse en buenas. Por eso es importante estar serenos en todas las situaciones que encontramos en la vida

Todos los chinos sabemos este cuento como 塞翁失马、焉知非福 desde muy pequeños.

Caballos tinta china

Manzire Muhetaer. MUIP

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s