La ortografía, en riesgo de morir

Yanran Men

Ortografía

Parece que la ortografía está despidiéndonos, poco a poco se aleja de nosotros, agitando la mano.

Estamos en la época de web 2.0, en la que casi todos nos conectamos por Internet. Con el teléfono móvil podemos hacer muchas cosas, tales como mandar mensajes a los familiares y amigos, sacar selfies y subirlos a las redes sociales, buscar informaciones que necesitamos en los navegadores, comprar cosas online sin tener que salir de casa, etc. El móvil (y también otros aparatos electrónicos que tienen funciones comunicativas) nos ofrece a los usuarios tantas facilidades y comodidades que, si nos preguntamos a nosotros mismos, ¿podemos vivir sin las nuevas tecnologías? Evidentemente la respuesta es incuestionable: NO.

Sin embargo, pese a todas las conveniencias que nos brindan las nuevas tecnologías, al mismo tiempo nos hacen olvidar de la ortografía. Ahora escribimos tecleando en vez de a mano, e incluso utilizamos cada día más el lenguaje coloquial cuando charlamos en el mundo digital.

El lenguaje digital empezó a brotar por el inicio del servicio de los SMS (abreviatura de las siglas del inglés Short Message Service, o sea, Servicio de Mensajes Cortos), el cual no se planteaba ofrecer a los usuarios, ni se lo imaginaba, que tal servicio hubiera podido tener tanto éxito. Gracias a los SMS, la gente no se veía obligada a hacer llamadas todo el tiempo, sino que tenía otra forma de comunicarse por móviles. Solo basta con teclear un ratito, ya está. No obstante, existen limitaciones tipográficas y espaciales para enviar un mensaje, porque “las pantallas permiten hasta 160 caracteres”. Tales limitaciones obligan a que la gente piense más en qué va a escribir y la forma de expresión cuando lo redacta y explican muy bien por qué los usuarios de los SMS tiendan a condensar en lo posible sus mensajes. Ya que disponen de un espacio reducido y, además, el exceso informativo cuesta dinero. Por este motivo el lenguaje coloquial se extiende a la comunicación digital poco a poco, desde los SMS hasta las redes sociales actuales, tales como Facebook, Twitter, Instagram, etc. Por el uso cada vez más ampliado, se acepta por más gente, incluso se crea un diccionario del lenguaje coloquial para la comunicación online. Se puede decir que “escribimos correos electrónicos, pero hablamos en el chat”.

Ahora existen unas reglas de los internautas cuando escriben en Internet, por ejemplo: no se respetan la puntuación, mayúsculas y acentuación. Incluso, muchas veces, los signos de interrogación y exclamación invertidos con los que el español se diferencia de otros idiomas desaparecen. Además, si no existen situaciones en que se entiende mal sin las vocales, se las omitirá. Para ahorrar unas teclas, si se trata de dobles grafías, generalmente se cambia la forma. Por ejemplo, “LL>L; RR>R; CC>C; LL>Y; CH>X; QU,C>K, grupos de velar G+vocal>W;)”, la “H” desaparece, y la “qu”, K o Q. Y por último, lo más frecuente, el “x” sustituye al “por” , y el “xa”, al “para”. Como esta frase: “xA to2 los romntics q van al fauno con flores” (Para todos los románticos que van al Fauno con flores).

La ortografía está desesperada porque mucha gente no la respeta. El lenguaje coloquial utilizado en Internet es una mala costumbre porque la consecuencia es que la gente, especialmente los jóvenes, que representan el mayor porcentaje entre los internautas, hace malas conjugaciones y está confusa porque no sabe qué palabras empiezan por la “h” y qué otras empiezan simplemente por vocales, por ejemplo.

Es verdad que la llegada de las nuevas tecnologías nos ha traído a los seres humanos muchas ventajas y conveniencias, así con ellas podemos disfrutar mejor de la vida. Pero, a veces también nos llenan de perplejidad porque la pérdida de ortografía es muy preocupante, es arrasar contra lo principal de la cultura: las reglas para comunicarnos. Para una lengua viva siempre hay cambios y los que resultan inaceptables ahora podrán ser correctos en el futuro, pero la ortografía es la representación de la lengua, hay que respetarla absolutamente. No es la ortografía la que se despide, sino que somos nosotros quienes estamos abandonándola.

«Ortografía_de_la_lengua_española»_(2010)

Yanran Men es Licenciada en Filología Hispánica por la Universidad de Estudios Internacionales de Beijing (China). Es alumna del MUIP. Domina el español, el inglés y el chino. Ha trabajado en la Agencia de Noticias China-Files, en el Ministerio de Comercio de China y en la Embajada de Chile en China.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s